RETROcediendo en el tiempo #108: Asterix (1992)

Un título colorido, fluido, con una banda sonora increíble y que representa muy bien al tebeo en que está basado este videojuego. ¿Se puede pedir más?

 

Lo impresionante de Astérix es que es un título de 8 bits, no de 16. Tiene muy bien conseguidos los sprites y los escenarios. El responsable de la banda sonora es Takayuki Nakamura, quien ha creado la música de grandes entregas, por ejemplo, Streets of Rage. La única pega de Astérix es que solo fue distribuido en Brasil y Europa, por tanto, una gran parte del mundo desconoce la existencia de esta joya de Sega Master System. Este título basado en el tebeo de René Goscinny y Albert Uderzo de plataformas en 2D fue publicado en 1992.

En la antigua Galia, la cual conocemos como Francia hoy en día -no es un país inventado-, hay un pequeño poblado que todavía no ha podido ser derrotado por las tropas de Julio Cesar, los romanos. Su fuente de poder era un secreto hasta que, cierto día, descubrieron que su fuerza provenía por tomar un brebaje cocinado por su druida, Panoramix. Los romanos aprovecharon que una tarde el druida se fue a coger hierbas solo en el bosque y lo secuestraron para que les fabricara la pócima secreta y, así, derrotar a los galos. Sin embargo, Astérix no podía permitir esto, por lo que se abrió camino en busca de su viejo amigo.

Nada más empezar la aventura, nos harán elegir si queremos empezar con Astérix o con Obélix. Todos los niveles pueden ser superados por ambos, a pesar de tener poderes diferentes, porque se adaptan a sus capacidades. Por tanto, si un nivel se os atasca, cambiad de personaje y probad si se os da mejor. El primer nivel tiene que ser superado obligatoriamente por ambos personajes -supongo que es para ver los movimientos especiales de cada uno- y, a partir del segundo, ya eliges con cuál llevar a cabo cada nivel.

Es muy importante explorar las fases muy bien para encontrar mejoras de vida y nuevos caminos que nos lleven a zonas secretas o que, simplemente, nos hagan el mapa más sencillo. Este juego premia al explorador y castiga con trampas al que tenga prisa en terminar. Al principio parece que la dificultad es siempre más o menos la misma, pero según nos acerquemos al final, iremos viendo que va incrementando. Por esto es importante explorar en busca de aumentos de vida.

Para ayudarnos, además de la habilidad de Astérix de entrar por sitios estrechos y de Obélix de destruir bloques de piedra maciza,  también tenemos a nuestra disposición la pócima explosiva para Astérix y otras con distintas propiedades como el fuego o la tierra, pudiendo usarse la primera para derretir hielo o iluminar estancias oscuras, y la segunda para generar plataformas sólidas sobre lava o agua. Se pueden dejar caer pulsando abajo, o lanzarlas lejos manteniendo pulsado arriba. Además habrá que apretar el botón de ataque para arrojarlas, mientras que el otro botón del mando se emplea para saltar.

Mis conclusiones

En este juego encontramos dos tipos de dificultad: la necesidad de agilidad para evitar a enemigos y obstáculos y para golpearlos; y los resolver rompecabezas. Esto hace que sea un poco más dinámico, que no sea siempre igual y es algo que, personalmente, me gusta.

Nos obliga a tomar decisiones: ¿sigo este camino o este otro? ¿será mejor con Astérix o con Obélix?. Este tipo de preguntas nos hace ejercitar el cerebro. Es importante saber tomar decisiones en la vida tú solo y es mejor empezar con un videojuego y no con algo más importante.

Para concluir, os dejo el longplay de Astérix, pura nostalgia tanto por el estilo de juego como por la serie de dibujos y tebeos que representa. Aprendamos a cuidar de nuestros mayores juntos:

https://www.youtube.com/watch?v=ksXbLsyUDGM?rel=0

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas