Análisis: Cuphead

¿Te gustan los dibujos animados de los años 30′? ¿Eres fan de los run and gun, famosos en los años 80′? ¿Estás cansado de juegos fáciles con tutoriales que te enseñan hasta cómo pestañear y quieres un nuevo reto? Si la respuesta a estas tres preguntas es sí, estás de enhorabuena. Cuphead está hecho para ti. ADVERTENCIA: ReLive no se hace responsable de los efectos secundarios causados por su alta dificultad.

 

Cuphead y Mugman están disfrutando de su racha de suerte en el casino. ¡Se están haciendo de oro! Pero, irónicamente, mala es su suerte al ser el Diablo el dueño del local y aparecer en el mejor momento. Este les ofrece un trato. Si ganan la próxima tirada, serán los nuevos dueños del local. Si pierden, les deben dar sus almas. Cuphead, cegado por la avaricia, no escuchó a su hermano y aceptó la apuesta. Obviamente, pierden. No se debe jugar con el Diablo. Los dos hermanos piden clemencia y una alternativa para pagar la deuda. El Diablo dice que sí hay una forma: deberán completar una serie de contratos. Así, los hermanos Cuphead y Mugman, empiezan su aventura para luchar contra grandes enemigos a cambio de salvar sus almas.

Juega tú solo como Cuphead o en cooperativo junto a Mugman. Empieza a explorar el nuevo mundo que se abre ante ti (concretamente cuatro mundos). Pero antes de salir a la calle, haz el tutorial donde te explican los movimientos importantes, por ejemplo, cómo resucitar a tu compañero o llegar a grandes alturas. La forma en que vayas a usar tus recursos es asunto tuyo. ¡Aún gracias que tenemos un pequeño tutorial!

Aquí tenemos cuatro tipos de escenarios: los jefes (contratos), la tienda donde compras armas y mejoras, los shoot em’ up con avioneta y los típicos niveles de scroll lateral (run and gun). Ten cuidado en cómo usas las monedas que recibes, pues son bastante escasas, al menos al principio. En el mapa encontraremos a gente con la que poder hablar y puede que nos regalen cositas.

Puedes jugar con teclado o con mando. Aquí lo que importa es tu habilidad con los botones, tu agilidad visual y mental y, por supuesto, tu paciencia. No te lo van a poner fácil, es decir, si no estás acostumbrado a jugar con teclado, te recomiendo jugar con mando. Sobretodo si no estás acostumbrado a este género. No importa cuál sea, mientras sea compatible con tu ordenador (en caso de jugar en Xbox One, no hay opción de jugar con teclado, claro). Pero debes estar atento a que sea compatible y, por tanto, te reconozca todos los botones bien.

Disparamos en ocho direcciones. Esto puede dificultar las peleas cuando el enemigo no esté exactamente en la dirección en que podemos disparar, pero todo es saber moverse a tiempo para encontrar el mejor lugar para acertar en él.

Al terminar un nivel, se nos puntuará teniendo en cuenta el tiempo empleado, la vida perdida y otro factores de igual importancia.

Cuando estemos en el mapa, tenemos acceso al menú de las armas con cinco “sellos” para poder seleccionar. El primero es el arma principal que vamos a usar al entrar a un nivel, el segundo es el arma secundaria, el movimiento especial y la mejora de apoyo (un punto más de vida, por ejemplo). Todo esto se compra en la tienda con las monedas que vamos ganando. A la derecha del todo tenemos la lista de contratos, tanto los cumplidos como los pendientes.  Los que ya tenemos terminados tendrán su nota y el tiempo récord que tardamos en conseguirlo.

Su gráficos son muy bonitos y fieles a lo que querían representar. Cabe destacar que ha sido TODO hecho a mano, lo cual es muchísimo trabajo. Incluso necesitaron recurrir a hipotecas para poder terminar Cuphead por todo el tiempo, esfuerzo y dinero necesario para llegar a tener el juego que ellos buscaban. Junto a las voces seleccionadas para los personajes, consiguen dar ese ambiente de dibujo animado de los años 30′ con un toque oscuro que te hace tragar saliva por el mal rollo que da a veces -escuchad al cerdo que regenta la tienda para entenderlo-, y siempre los verás con una sonrisa y el ceño fruncido.

El sonido está muy bien conseguido y la música es muy de la época. Si no eres tú el que juega o es la primera vez que lo oyes, te da ganas de escuchar la banda sonora. Sin embargo, cuando llevas más de 50 muertes y has escuchado durante dos horas la misma música, la que te recuerda que has vuelto a empezar, te aseguro que escuchar la banda sonora, al menos durante las próximas horas, es lo último que te apetece. Eso sí, cuando lo has terminado o has dejado de tener pesadillas con ese nivel que no has podido terminar, la escucharás con mucho gusto.

Desde luego, que han conseguido su objetivo de crear un juego adaptado a las mejoras de hoy en día mezclado con la nostalgia de los jugadores y cinéfilos de los 80′ y los 30′, respectivamente. La dificultad que le han aplicado es bastante grande, pero todo es aprender los patrones y, a base de morir, saber cómo avanzar hasta el final con una gran agilidad y paciencia. Hablando claro, sudaremos la gota gorda, pero lo conseguiremos. Para los que nos quejábamos del bajo nivel de dificultad de los videojuegos de hoy en día, aquí tenemos un verdadero reto que nos garantiza horas de frustración y diversión.

Es todo un detalle el que, según vas completando escenarios, aparecen puentes y escaleras que nos abren nuevas zonas para ir avanzando poco a poco. Así nos obligan a explorar al máximo cada trozo de tierra que nos presentan y a no querer ir demasiado rápidos e ir adquiriendo en la medida de lo posible un gran manejo. Si vuelves a hacer el primer jefe, después de llevar unos cuantos, te parecerá moco de pavo.

Este juego que consigue que te acuerdes de las madres de todos tus conocidos ha sido creado por Studio MDHR. A base de esfuerzo y sacrificios, los hermanos Chad y Jared Moldenhauer nos lo han traído, con animaciones creadas por Jake Clark. Está disponible para Xbox One, Windows 10, Steam y GOG. Para los que estén interesados en conocer el nombre del compositor de la banda sonora, es Kris Maddigan.

Sin lugar a dudas, este será un juego que recordar.


 

Nombre: Cuphead

Creador: Studio MDHR

Precio: 19,99€ (puede variar de una tienda a otra).

Descarga: 

 

 

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

También te podría gustar...

Deja un comentario