Sex Education, lo que no te han enseñado

Cuando estamos en esa edad, la edad del pavo, la pubertad, tenemos muchas preguntas sin respuesta y los problemas más pequeños nos parecen enormes -que a veces sí lo son o pueden llegar a serlo si no se solucionan a tiempo-. A pesar de que, poco a poco, la sexualidad de cada uno es un tema que se puede hablar más abiertamente sin complejos, el sexo todavía es un tema tabú. Pensamos que la educación sexual se trata de protegerse para tener relaciones y en tener cuidado de con quien nos acostamos, pero es mucho más que eso y esto es lo que viene a contarnos Sex Education.

 

En el colegio nos explican con un plátano o similar como poner un condón, nos hablan del SIDA y el VIH, nos dicen que es normal tener sueños húmedos y que con la edad el cuerpo se desarrolla con más vello para los hombres y con pechos para las mujeres. Esto es lo más típico que encontraréis. Años atrás, todavía se explicaba menos. Sin embargo, los tiempos cambian, hay más tecnología con la que comunicarnos con más gente -conocidos y desconocidos-, surgen nuevas dudas y convertirse en un adulto es cada vez más difícil para los niños porque, digamos que, hay más dónde elegir.

Si te gusta travestirte, pero a tú familia puede que no le guste la idea, ¿lo contarías? ¿Irías travestido por la calle sin importar qué digan los demás?

Si no has tenido unos padres que te cuiden, ¿cómo te buscas la vida? ¿Con quién te vas para tener una vida decente? ¿Quién te marca los límites?

Eres la única que aún es virgen en tu clase, ¿le darías importancia? ¿Dirías a todo que sí?

Tus padres están divorciados, ¿con quién te vas? La presión por tus padres y lo que vives con ellos en casa afecta a tu vida. ¿Cómo lo afrontas? ¿Qué consecuencias tendría?

Mil y una preguntas por responder, pero nadie te lo quiere decir. El sexo no se ciñe al acto sexual. También es la orientación sexual, la «carrera» para ver quién ha conseguido llegar más lejos, drogas, enfermedades, abortos, la presión familiar, traumas… Son muchos los factores que pueden afectar a tu vida sexual y, por ende, a tu vida personal.

Sex Education trata un tema diferente en cada episodio de forma cercana y directa. No se anda con tapujos, pues se trata de aprender, de afrontar tus temores y saber a lo que vas, pues si desconoces lo que tienes enfrente, puede que no termine como tu esperabas y no precisamente bien.

Otis es el hijo de una aclamada terapeuta sexual tímido que es incapaz de «conocerse a sí mismo», ya me entendéis, y sin ninguna experiencia sexual. Su mejor amigo Eric y él están ilusionadísimos por el comienzo del nuevo curso en el que piensan que todo va a ser mejor que nunca. Adam, el hijo del director, tiene un pequeño inconveniente que no puede solucionar, hasta que llega Otis y con una breve pero calmante charla consigue ayudarle. Este fue el primer paciente de Otis como terapeuta sexual y, junto a Maeve, una chica que vive sola y es conocida por su mala fama y gran experiencia con el sexo, abren las puertas a su nuevo trabajo ayudando a otros estudiantes del colegio con sus problemas de pareja o de sí mismos.

Además de estos personajes que he mencionado, hay muchos más cada uno con su propia historia e igual de interesantes. Sex Education no es ni una serie de comedia ni una dramática o trágica cualquiera. También enseña y trata cada caso como sería en la vida real, tanto si resulta como algo bueno o como algo malo.

Generalmente, estas series se dice que son para mayores de edad por las escenas de sexo, drogas y violencia, pero teniendo en cuenta que trata problemas de adolescentes de los que necesitan respuestas, yo diría que lo mejor sería ver la serie tan pronto como estos intereses despierten en ellos. Por si os interesa, Netflix la cataloga para mayores de 16 años. Esto ya es bajo criterio y responsabilidad de cada uno.

Cuenta con una temporada de 8 episodios de casi una hora cada uno. Es exclusiva de Netflix y recientemente se anunció el estreno de la segunda temporada a nivel mundial a inicios del año que viene, 2020.

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

Latest posts by Laura Ginestar (see all)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas