RETROcediendo en el tiempo #134: Blood Omen 2. Legacy of Kain (2002)

¿A quién le apetece una de vampiros? Hacía tiempo que no os traíamos un juego más serio, oscuro, y ya es hora de ponerle remedio. Hace dos años -cómo pasa el tiempo- os hablamos de Soul Reaver. En esta ocasión, os traemos otro grande de la saga, el cual tiene la historia conectada con Soul Reaver. La “eterna” lucha entre Kain y Raziel. Os presentamos: Blood Omen 2.

 

En 2002, fue publicada la secuela de Blood Omen: Legacy of Kain. Lo podéis encontrar para ordenador, Nintendo Gamecube, Xbox -la primera e irrepetible-  y PlayStation 2. Fue dirigido por Glen Schofield y la música fue compuesta por Jim Hedges. En consola, fue desarrollado por Crystal Dynamics y en la versión de ordenador estuvo a cargo de Digital Eclipse. Eidos Interactive fue la empresa distribuidora. Es para un solo jugador y la acción se lleva a cabo en tercera persona.

Han pasado 200 años desde la última vez que Kain abrió los ojos. El vampiro despierta de su larga siesta en Meridian, donde Umah le pondrá al día de los cambios acontecidos y le ayudará a recuperar la fuerza y agilidad de sus músculos atrofiados y le recordará algunas habilidades que le serán necesarias. Se le encomienda la misión de investigar que ocultan los Sárafan en el barrio industrial, aprovechando al mismo tiempo para recuperar el estatus que le había sido arrebatado a Kain por su ausencia.

Admitidlo: habéis leído la sinopsis con la voz de la anciana de Titanic. Como notaréis al jugar cualquier juego de esta saga, Legacy of Kain, la historia es muy densa y larga. Así que la mejor manera de enterarse del lore y curiosidades es jugar los juegos y contrastar datos mediante foros, amigos, etc. Cualquier dato que os diga ahora u os sonará a chino o será spoiler y hoy no me apetece ser una persona malvada.

Una de las primeras lecciones que aprendes es cómo alimentarte, pues tu vida y la fuente de tu poder surgen de la sangre de tus víctimas. Si no estás constantemente alimentándote, te mueres, ya que con el tiempo la barra de vida -que es sangre goteante- se va vaciando. Se podría decir que tu cuerpo lo absorbe para mantenerte con vida. Irónico.

Al principio, hay que saber sobrevivir. Nada más. Alimentarse, atacar, defenderse, moverse y saltar para moverte por la ciudad. Poco a poco, iremos aprendiendo habilidades como, por ejemplo, hacerse invisible. También podemos planear. Esto nos lo enseña Umah durante el tutorial por la ciudad. Como bien dice Umah, hay habilidades vampíricas innatas, pero otras deberemos “volver” a aprenderlas a causa de nuestro descanso de 200 años.

Respecto a estas habilidades por aprender, al principio conoceremos dos: furia para resistir golpes y dar tortas mortales y niebla para ser invisible. A parte de esto, también podremos matar con sigilo, a lo Assassins Creed. El resto de habilidades las aprenderemos al absorber la sangre de ciertos enemigos. Adquirimos lo que se llama Dotes Oscuras y son las siguientes (en orden de aprendizaje):

  • Salto: damos saltos muy grandes, ideal para barrancos y canales de agua. En combate derriba a los enemigos. Adquirido de Faustus.
  • Encantar: hipnotiza a gente para activar mecanismos inalcanzables para Kain. En combate, aturde. Aprendido de Marcus.
  • Berserker: desencadena un combo de golpes. Añadido gracias a Sebastian.
  • Telequinesis: solo sirve para activar los interruptores verdes de los niveles finales. Nos lo da La Vidente sin necesidad de luchar.
  • Inmolación: vence de un golpe. Nunca falla (a no ser que se trate de Lord Sárafan). Absorbido a Magnus.

 

Mis conclusiones

Nos gusta jugar partidas sueltas a juegos casuales o familiares, pero también nos suele gustar entre medias disfrutar de la historia de un título al que necesitas echarle horas. Blood Omen 2: Legacy of Kain es un buen ejemplo del que se puede sacar una buena experiencia.

Reviendo la trama de Blood Omen 2, me vino a la mente una imagen curiosa. La situación de Kain al despertar me recuerda a la de un padre que deja a los hijos adolescentes solos en casa un tiempo y, cuando vuelve, se encuentra todo patas arriba y le toca volver a dejar todo como estaba. Lo peor es cuando las vas descubriendo según avanzas por la “casa” todo lo que tienes por arreglar. Es lo que ocurre cuando estás solo y no tienes a nadie que te cubra las espaldas durante tu ausencia.

Desde luego, esta entrega es la muestra de que si quieres que algo se haga bien, como tú quieres, debes de hacerlo tú mismo. Aunque nos cueste llevarlo a cabo por falta de conocimientos, solo es cuestión de hincar los codos, aprovechar nuestros puntos fuertes y perseguir nuestro objetivo.

Concluyamos por hoy con los primero minutos de juego, donde veréis la cinemática de introducción y la zona tutorial donde Umah nos enseña lo básico para sobrevivir. Espero que os guste y que os pique el bichillo de querer jugarlo:

Laura Ginestar

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas