Anime recomendado: Pichi Pichi Pitch

El anime de hoy va dedicado a todos los niños -o no tanto- que les gusta el verano, la música, las sirenas, las historias de amor. Para ello, retrocedemos 14 años en el tiempo para ver Pichi Pichi Pitch. Una serie que, en su momento, me tenía muy atrapada.

 

Luchia, la princesa del océano Pacífico Norte, rescató cuando era pequeña a un niño que cayó al mar desde un barco por una ola que apareció en el momento menos oportuno y, para evitar que muriera ahogado, tuvo que dejarle su perla. Esto suponía perder su buena voz, dejándole una voz desagradable al cantar, y su gran poder para vencer a las malvadas criaturas del fondo del mar. Varios años después, ella tenía el deseo de volver a la superfície, conocerla mejor y reencontrarse con su niño perdido. Así que salió acompañada de Hipo, un adorable pingüino que esconde sus secretillos. Sin embargo, no encontró exactamente lo que ella quería o, al menos, esa fue la primera impresión.

Un chaval que resultó ser el más popular del instituto fue el primero en verla en su forma humana tras salir del agua, pues ella se quedó mirando cómo surfeaba. Se llamaba Kaito y tras una serie de encuentros, él la invitó al evento de surf que tendría lugar en la playa del pueblo al día siguiente. Ella decidió ir acompañada de Hanon, una chica muy simpática que había conocido el día del concurso en clase. Durante el espectáculo, una ola se lo tragó. Luchia, desesperada, se fue directa al agua en su busca. Lo que escondía el oleaje era uno de los esbirros de Gaito, el príncipe de Phantalassa, que quiere conseguir a las princesas de los siete mares y sus perlas para reinar sobre todos los océanos y mares del planeta. Buscaba la perla que él tenía guardada en su colgante, el cual solo se ponía cuando competía, y a la sirena a la que le pertenecía. Al recuperar la perla, se le fue devuelto su poder y derrotó con su melodiosa voz al enemigo. Al salir del agua a salvo, ambos pudieron tener su reencuentro. El problema es que Luchia no sabe qué le pasará si le dice «te quiero» a un humano, como bien dice Hanon, que también es otra sirena. Así, empiezan sus andanzas, sus aventuras, su lucha para salvar a las princesas secuestradas, devolver la paz a los siete mares, unidas todas utilizando su potencial en equipo y descubrir los secretos que esconde cada personaje.

Este anime está basado en el manga homónimo creado por Michiko Yokote en 2002 con un total de 7 volúmenes. Su primera emisión en televisión fue en 2003 acumulando un total de dos temporadas con 52 y 39 capítulos cada una, concluyendo en 2004. Fue dirigido por Yoshitaka Fujimoto y desarrollado por el estudio We’ve, Inc. Llegó a la televisión española, concretamente a Clan TVE, aunque ya estaba doblado al español antes de llegar a esa cadena televisiva.

Lo bueno que tiene esta serie, que al mismo tiempo se podría decir que es malo, es que tiene unas canciones muy pegadizas, alegres y fáciles de memorizar -ahora entendéis por qué digo que es «malo», ¿verdad?-. La historia te tiene todo el tiempo expectante. Sin embargo, se hace repetitivo el patrón de los capítulos: un poco de historia, pasa algo malo, cantan y se van los malos corriendo. Por eso mismo digo que va dedicada a los niños especialmente. Sabéis que ellos no se cansan tan rápido. Son capaces de ver 5 veces al día la misma película durante un mes y no se cansan. Pero si ese patrón no te aburre y te gustan las historias de amor «imposibles», esta es tu serie. Sea para ti o para ver con tus hijos, sobrinos o primos o ellos solos.

Para terminar, os dejo el primer capítulo doblado al español para qué veáis cómo es el patrón de los capítulos. A ver si encontráis el gazapo en que dicen «Lucía» en lugar de «Luchia»:

https://www.youtube.com/watch?v=xKX8CNpjmIk?rel=0

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas