Juego “malo”: Silent Hill Downpour

Todos en nuestra andadura de Gamers, hemos jugado u oido hablar de Silent Hill. Muchas son las entregas que nos han dejado y cada una tiene su encanto. Y en esta entrega tomamos el papel de Murphy Pendleton, un criminal, con dudosa historia de venganza. La historia nos mete de lleno en nuestro traslado de la cárcel, en el cual nuestro autobús sufre un accidente y de ahí recorremos bosques y pueblos, resolviendo muy variados puzles para ir sacando a la luz las historias particulares de los personajes. Tanto del personaje principal como de los secundarios siempre son una incógnita, pero aquí una de las cosas más fuertes del juego es que te cuentan las enrevesadas tramas de los secundarios de principio a fin, despejando toda duda sobre ellos lo cual es muy de agradecer.

También tenemos una serie de toma de decisiones que, haciendo uso de ellas, hará que obtengamos un final u otro; tendremos hasta 6, dependiendo de todo lo que hagamos. 
El ambiente sigue conservándose, como la niebla misteriosa, las malformaciones en terreno y sus pueblos carentes de vida… excepto por las criaturas que nos intentarán matar. 
El juego pierde muchísimos puntos a la hora de enfrentarte a los enemigos, pues el sistema de combate es muy impreciso, aunque lo hayan hecho muy realista a la hora de utilizar las armas que nos encontremos por el escenarios, llega a ponernos muy nerviosos pues fallaremos más que una escopeta de feria al intentar dar a los enemigos (Nunca mejor dicho). 
Como juego de terror es bastante flojo pues da más miedo las malformaciones de las habitaciones y los cadáveres mutilados que nos vayamos encontrando, que cuando sale un enemigo al encuentro, pues algunos llegan a ser bastante cómicos.

Como juego de fin de semana es bastante recomendable, a pesar de números fallos, pues la historia, como os cito arriba, es muy buena y si os gustan los puzles estaréis muy satisfechos.
¿A vosotros que os pareció?, ¿Os llegó a convencer o hicisteis caso a la crítica?

También te podría gustar...

Deja un comentario