Yo, jugón. Capítulo 3

Yo jugon capitulo 3 banner

10 CLS

20 PRINT “

Año 1982. Se estrena la película Barbarian protagonizada por Arnold schwar-lo-que-siga. Muchos niños soñaron desde aquel día con ser unos guerreros feroces poseedores de un espadón más grande que ellos.

Año 1987. Nuestro jugón, en una de esos días de gorroneo en casa de su prima, iba a encontrar algo que había anhelado durante 5 años. Era un Sábado por la mañana, y había ido nada más levantarse y desayunar, su prima le había comentado que tenía un juego nuevo que sabía que le iba a encantar.

Él pensó que no sería para tanto, después de probar grandes  juegos como el Game Over o el Army Moves creía que no podría volver a sorprenderse tanto. Que incrédulo puede llegar a ser alguno. Entró en la casa, dió los buenos días y fue directamente a la habitación donde estaba el ordenador. Allí estaba su prima esperando. Nada más ver entrar a nuestro amigo, encendió el ordenador y mientras tecleaba con una mano RUN”DISC le pasó la caja del nuevo juego.

Y lo primero que vió fue una portada poco común. No era un dibujo, como las que estaba acostumbrado a ver, era una foto ¡y qué foto! Un musculoso guerrero de rubia melena con un gran espadón, y tumbada justo debajo, una mujer “vestida” con lo mínimo y con una, bueno dos cosas muy grandes también XD. Le dió la vuelta y allí estaba ella de nuevo, pero esta vez de pie, sola, sujetando con una mano el enorme espadón del bárbaro.

Y mientras se recuperaba del shock de ver la portada, una música comenzó a sonar en sus oídos. Era una Barbariantonadilla pegadiza, algo épica, y entonces giró la visto hacia la pantalla, y allí estaban. Bajo unas enormes letras, reproduciendo el título del juego, se veía a dos luchadores, pelo larga, cinta en la cabeza y gran espada, luchando entre ellos. ¡Pero si son igualitos que Conan! Patadas, giros de espada, tajos altos y bajos, tenían una gran cantidad de movimientos. Con impaciencia le dijo a su prima que le dejara probarlo. Ocupó el asiento, comenzó la partida, y su sueño, su lejano sueño de ser Conan, se había convertido en realidad.

Un mandoble por aquí, otro por allá, ahora ruedo por el suelo y tumbo a mi adversario, ¡toma patada! Poco a poco se iba haciendo con los controles, pero lo mejor estaba por llegar. ¿Y si pruebo la combinación atrás y golpe mientras está de pie? Y lo hizo, vaya si lo hizo. El guerrero, dando un giro completo sobre su cuerpo, lanzó un potente mandoble a la altura del cuello de su oponente. Y ocurrió. Un momento que nunca olvidará, algo que era muy difícil ver en un videojuego en esa época. La espada cortó la cabeza de su adversario, limpiamente. La sangre brotó del torso del contrario un segundo antes de caer muerto al suelo. Ojos como platos por el impacto y una sonrisa de “esto sí que mola”. Al instante, un bicho verde, bajito, aparece por la parte izquierda de la pantalla. Va acompañado de una musiquilla un tanto fúnebre, un himno para el guerrero que sale victorioso. Y ni corto ni perezoso, le da un patadón a la cabeza suelta, como si fuera una pelota de playa, que hace que salga despedida y rebotando por el otro lado de la pantalla. Agarra el cuerpo tirado en el suelo, y arrastrándolo, desaparece por el mismo lugar por donde instantes antes salió la cabeza disparada.

Nuestro querido amigo sonrió levemente, observó la escena, y nerviosamente se dispuso a despachar al siguiente adversario.

Y es que cosas como estas hacen que sea lo que le gusta ser … un JUGÓN.«

30 END

 

Últimas entradas de Quique Rodríguez (ver todo)

Un comentario en “Yo, jugón. Capítulo 3”

  1. Laura Ginestar dice:

    Me imagino esa sonrisa de «esto sí que mola» jejeje

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas