RETROcediendo en el tiempo #82: Gunstar Heroes (1993)

Gunstar Heroes es uno de esos títulos a los que estamos obligados a jugar si nos gusta su género. Es uno de los mejores videojuegos de Sega Megadrive y seguro que os recuerda a otras entregas famosas de la época, tanto de consola como de máquina recreativa.

 

Gunstar Heroes” es un videojuego publicado en 1993 para Sega Megadrive desarrollado por Treasure. Seguramente su estética y mecánica os recuerde mucho a títulos arcade. A mi particularmente me recuerda al Double Dragon y al The Simpsons, ya que puedes manejarlo con un jugador o con dos (el azul y el rojo) y es “tirar pa’ lante” dando mamporros a todo lo que se te cruce. Aunque en la historia americana del juego se cambió respecto a la japonesa, la importante es la original. Es decir, el argumento es este:

“Una organización maligna consiguió crear un arma, el Dios de la Ruina, para destruir la Tierra. Los Gunstar Rojo, Azul, Verde y Amarillo decidieron plantar cara a la amenaza y consiguieron derrotarlo. Para que la amenaza no pudiera regresar, los Gunstar decidieron sellar al Dios de la Ruina y dividir su poder en cuatro joyas distintas. Después de salvar la civilización los Gunstar entraron en un largo sueño. El tiempo pasó y un sujeto llamado Grey y su “imperio” decide volver a despertar al Dios de la Ruina con la creencia falsa que la deidad les llevará a una nueva época utópica. El profesor Brown, que trabaja para el imperio, descubre las cápsulas con los Gunstar y al saber los planes de Grey deciden volver a la acción para evitar el retorno del Dios de la Ruina.”

Además de los ataques cuerpo a cuerpo, también pueden nuestros personajes elegir entre cuatro armas a distancia diferentes con las que podemos jugar haciendo combinaciones hasta encontrar la que mejor se ajuste a nuestra forma de juego y a lo que el escenario nos pida para sobrevivir a tal lluvia de enemigos.

Un detalle que me gusta de Gunstar Heroes es que aparece el contador de vida, tanto el nuestro como el de los jefes, en números. De esta manera sabremos exactamente cuán poco nos falta para enviar a nuestro contrincante a freír espárragos. El juego está muy bien programado y os permite ir matando mientras avanzamos sin parar, de tal manera que no perdemos vida -mientras no hagamos un movimiento en falso- y mientras también disfrutamos de esa música que suena de fondo que te da ganas de matar a todos los bichos y si te matan a ti, seguir intentándolo hasta recuperar todas las gemas de nuevo.

Lo bueno no acaba aquí. A diferencia de los demás juegos de este estilo, podemos guardar en cualquier momento nuestro progreso y entre nivel y nivel salimos a un menú donde elegimos en qué orden queremos hacer los niveles, en otras palabras, te dejan tiempo para respirar. Por último, quiero resaltar un escenario especial que veréis en las siguientes imágenes. Aquí vamos de casilla en casilla, según el número que ponga el dado cuando lo tiremos, hasta que llegamos al final del recorrido y vamos a la batalla del jefe. Sería algo así como el juego de la Oca, pero dando leches a diestro y siniestro.

Sí, podéis ir por el techo en este nivel 😀¡A dar mamporros al dado!

Mis conclusiones

Gunstar Heroes” deja una cosa en claro: no debemos ser egoístas. Hay que pensar que nuestras decisiones pueden afectar a otros, incluso a nosotros mismos. Además, hay que saber cuándo reconocer nuestros errores y buscar una solución para enmendarlos con el fin de tener nuestra mente en paz.

Ahora, ya basta de ñoñerías. Vamos a lo que nos interesa. ¡Acción!

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

También te podría gustar...

Deja un comentario