RETROcediendo en el tiempo #120: Metal Slug (1996)

Metal Slug, uno de los juegos más conocidos por los jugadores y de los más queridos. ¿Qué tiene este juego (saga) que llame tanto la atención y guste tanto? Veamos: explosiones, vehículos para conducir, muchos enemigos a los que matar, fluidez, una gran historia de trasfondo… Empiezo a ver por qué ha tenido tanto éxito.

 

SNK junto a Nazca Corporation realizaron este videojuego que hoy en día todavía es jugado, descargado de plataformas digitales y comprado física (segunda mano) y digitalmente (tanto originales como remakes y ports) por muchísima gente. Originalmente, Metal Slug fue creado para máquinas recreativas. Sin embargo, debido a su éxito, se portó a diferentes plataformas. Entre ellas, estaba Sega Saturn, entrega que hemos elegido para hablar y utilizar en nuestras imágenes.

La ambientación, los personajes y el argumento están basados en la Segunda Guerra Mundial (WWII). Incluso aparece el símbolo nazi, pero en forma de X para que no sea tan evidente. Esto se podría deber a que en Alemania está prohibida la exhibición de símbolos nazis y todo lo relacionado y esto se camufló para evitar posibles denuncias con el lanzamiento en dicho país. A pesar de estar basado en esta temática, en ningún momento se hace mención ni aparecen campos de concentración. A pesar de este ambiente tan tenso, el juego trata con humor y cariño el argumento. Al fin y al cabo, no deja de ser un juego. Solamente coge la ambientación y eso no debe impedirnos disfrutar de él.

Aunque se ven muchos enemigos durante la saga, la mayoría son copias. Cambian el color de la ropa o algún detalle y así consiguen nuevos enemigos. Si lo pensáis, es necesario para poder disfrutar de esas avalanchas de enemigos sin introducir demasiados datos al juego y sin que la cabeza de los desarrolladores explote por tener que pensar en tantos diseños. A pesar de los años que han pasado, gráficamente, Metal Slug dejó huella. A día de hoy, todavía se utilizan algunos sprites de antaño sin afectarle la evolución de la industria. Algo digno de mención.

Un escuadrón llamado Peregrin Falcons debe frustrar los intentos de golpe de estado que pretende el General Morden, líder del Ejército Rebelde y principal antagonista de la serie. Existe una organización llamada la Armada Regular, que se dedica a combatir el terrorismo y otras asuntos de caos mundial.

Dentro de esta unidad se encontraba un personaje muy influyente llamado Donald Morden, conocido por ser duro y eficiente en sus misiones. La organización empezó a tener problemas de corrupción y todo comenzó a marchar mal, fue así que en un bombardeo el hijo del General Morden es asesinado. Al enterarse que la muerte de su hijo pudo ser evitada y que la causa fue la negligencia de la Armada, Morden quiere acabar con la corrupción de la Armada Regular. Para ello, recluta los restos de unidades extintas, conoce a gente enfadada con el gobierno, entre ellas a su mano derecha Allen O’Neil y con ellos funda la Armada Rebelde cuya función es terminar con la Armada Regular.

La Armada Regular desarrolla una arma letal reclutando a los mejores científicos, ya que al experimentar ataques de los rebeldes quedaron incapaces de defenderse. Después de varios prototipos, el arma letal es creada para combatir a los rebeldes: el Súper Vehículo 001 apodado como Metal Slug. Morden se entera de este proyecto a través de espías en la Armada Regular y comienza una operación para robar el prototipo del Súper Vehículo y lo consigue. La Armada Regular queda indefensa y es entonces que llaman a dos de sus mejores elementos: Marco Rossi y Tarma Roving para crear el Peregrin Falcons a fin de que recuperen las unidades robadas, capturen al General  y evitar un golpe de estado masivo y la creación de un Nuevo Orden Mundial.

Metal Slug es un videojuego de esos que te pone a prueba, que te mete caña, pero no demasiada como para dar por perdida la partida y desear seguir intentándolo. Desde el principio del juego ya empiezan a lanzarte enemigos a tutiplén y te ponen a mano esclavos por salvar. En la primera fase tienes explosiones y vehículos para utilizar también. Es bastante completo, como un tutorial, pero que es el jugador el que debe saber qué puede hacer y qué no con lo que le ofrecen en pantalla.

Encontraremos jefes desde prácticamente el principio, niveles que la acción ocurre en un mismo escenario que se mueve él solo, recorreremos tierra, agua y aire. Todo en una batalla frenética que te mantendrá expectante y te insinuará que juegues otra partida, que no desistas, que eches otro crédito -soy consciente de que he elegido la versión de Sega Saturn, pero es que esta también tiene créditos para poder jugar-.

Podemos elegir también uno o dos jugadores, ergo, podremos jugar con un amigo. ¡Luego no digáis que nadie os puede echar una manita!

 

Mis conclusiones

Incluso con el paso de los años, Metal Slug es una saga que no pasa de moda. Todavía hay padres que les enseñan esta entrega a sus hijos, entre amigos se lo recomiendan y buenos samaritanos que les hablan de él al resto del mundo por internet y demás medios de telecomunicación.

Aunque esté ambientado en la Segunda Guerra Mundial (WWII), esto no significa que sea un mal juego para los más jóvenes. Si se enfoca bien, como todos los juegos (incluidos los de maquillar a una barbie, puestos a poner un ejemplo opuesto e igualmente válido), se puede sacar algo bueno de ello. Los juegos de este estilo consiguen que los niños se interesen por la historia, igual que películas bélicas o de comedia con personajes históricos. ¡Aprendes mientas te diviertes!

 

A diferencia de como normalmente terminamos estos artículos, hoy en lugar de dejaros un longplay, os dejaré un dual longplay comparando la versión de Sega Saturn y la de Sony PlayStation. A los pocos minutos sabréis con seguridad cuál es la mejor opción entre ambas. Solo con la miniatura ya se puede empezar a apreciar. ¡Pero poned sonido; sino sería un sacrilegio!

https://www.youtube.com/watch?v=UHC7ZtVvRvw?rel=0

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas