Cómic recomendado: Tiempo al tiempo

Cómic recomendado: Tiempo al tiempo

Tiempo al tiempo es el primer cómic oficial de la serie española El ministerio del Tiempo, creada por los hermanos Olivares. Una serie de ficción donde existe un Ministerio secreto donde se cuida que la historia de España no cambie, gracias a los agentes del Ministerio que viajan a otras épocas pasadas para evitar desastres, y lo hacen a través de puertas.

 

La serie, emitida por TVE1 y en colaboración actual con Netflix, ya cuenta con tres temporadas gracias al nutrido grupo de fans “ministéricos” que avalan el éxito de una serie de ciencia ficción en un panorama televisivo español tan pobre.

El cómic, editado por Aleta/Evolution comics, está dibujado por Jaime Martínez y guionizado por El Torres y Bressend -guionista habitual de la serie-, y editado por Joseba Basalo. El color lo pone Sandra Molina.

Los protagonistas principales son Amelia, Julián y Alonso, pero la historia gira en torno a Salvador Martí, subsecretario del Ministerio -el jefe-, teniendo que evitar su muerte en el pasado cuando comienza a ser subsecretario en su juventud. Pero no será tan sencillo ya que los que intentan asesinarlo desaparecen por dos puertas distintas, una desconocida y otra en el convulso Madrid del 1865, así que la patrulla deberá dar con los culpables. En este sentido la historia está muy bien hilada y no es distinta a las que se suelen visionar en los capítulos de la serie. Podría ser perfectamente uno de ellos. Buen trabajo de El Torres -uno de los mejores guionistas actuales- y Bressend.

Obviamente este es un cómic para fans, porque da por hecho muchas cosas que ya han pasado o las nombra, y se ha de ver la serie para no perderse. Yo, como fan, he entendido el cómic perfectamente.

El apartado gráfico es el que ha causado un poco de tira y afloja, sobre todo entre los lectores habituales de cómic, porque es un dibujo muy estático. No quiere decir que esto sea malo, pues el dibujante es un profesional del mundillo, pero sí es cierto que le ha quitado frescura a los movimientos. Se han querido hacer los personajes muy parecidos, como es normal, pero tal vez demasiado. A veces hablan y en el dibujo tienen la boca cerrada. Pero como digo, es un tipo de cómic, no necesariamente malo ni hace el producto peor. Por lo demás es cuestión de gustos gráficos. La paleta de colores está muy bien elegida, no hay que olvidar que no es fácil colorear un cómic y que quede bien. Lo que sí es cierto es que muchos fans han comprado el cómic sin ser lectores, y eso es un gran logro. Cuando te sumerges en la lectura, el apartado gráfico se te hace más natural y se lee con mucha fluidez.

La edición está cuidadísima, tapa dura, impresión en buen papel a color, prólogo, epílogo y otras cositas interesantes a leer.

Esperemos que se editen más cómics, con otros estilos y autores para todo los gustos -una edición de estilo manga me encantaría, a lo Sherlock- y que más gente se interese por esta serie.

En definitiva; un cómic muy recomendable y que se nota que quienes lo han hecho tienen un gran respeto por El Ministerio del Tiempo y el buen hacer. Eso sí, hay que ver la serie para poder leerlo.

 

Laura B.
Sígueme en
Últimas entradas de Laura B. (ver todo)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: