Análisis: Valiant Hearts: The Great War

«Aunque sus cuerpos regresaron al polvo hace mucho tiempo, su sacrificio aún pervive. Debemos esforzarnos por preservar su recuerdo y nunca olvidar». En este 2014, año del centenario de la Primera Guerra Mundial, o Primera Gran Guerra, Ubisoft nos trajeron hace unos meses esta joya en forma de homenaje a los caídos y su recuerdo.

valiant02

Corriendo sobre el maravilloso motor UbiArt, el utilizado en Rayman Origins, Rayman Legends y Child Of Light, Valiant Hearts es una aventura gráfica de bellísima factura, rodeada de un halo emocionante y conmovedor, en el que se nos narra una historia de amor, dolor y muerte. Porque lo importante aquí no es la guerra, si no su efecto en las personas. «La guerra vuelve locos a los hombres», dice Emile, uno de los protagonistas, y esa frase resume lo que experimentamos en el juego.

maxresdefault

Aquí no seremos un bravo soldado que masacra pelotones enteros sin despeinarse: irónicamente, dentro de los juegos con ambientación bélica, este, que tiene un apartado artístico basado en el cómic en lugar de uno hiperrealista, es el que nos muestra los personajes más complejos, humanos y reales. No por nada, la historia del juego está basada en algunas cartas reales enviadas por soldados desde el frente.

VH_SC_6_Freddie_Marne_2_140678

Cinco son los valientes corazones que dan nombre al juego: cinco almas que, con su pequeña aportación marcaron una diferencia en el desarrollo de la guerra, una guerra que, también, les cambia para siempre. Emile, quien podríamos considerar el protagonista principal, es un granjero francés de avanzada edad, quien, obligado a alistarse en el ejército de su país, verá como la muerte y la miseria humana van minando su salud y energía. Karl, el yerno de Emile, es un joven alemán residente en Francia que ve cómo es arrancado de los brazos de su esposa y obligado a unirse al frente germánico. Freddie es un soldado americano que residía en Francia y que se alistó voluntariamente en el ejército en busca de venganza por la muerte de su esposa, fallecida en un ataque alemán. Anna es una estudiante belga de medicina que se alistó como enfermera de campo para buscar a su padre, secuestrado por los alemanes. Finalmente, aunque su corazón es más pequeñito, no es menos importante: Walter, un perro de salvamento que funciona como el nexo que, en un principio une a los personajes y que los ayuda en las situaciones más desesperadas.

Valiant01

Combinando secuencias de aventura gráfica y pequeños minijuegos de habilidad, Valiant Hearts va desarrollando de modo magistral esta historia, la cual, narrada con voz en off en las secuencias de vídeo (los personajes no hablan durante el juego) y mediante los diarios escritos de los protagonistas, nos va permitiendo conocerles, y sufrir y emocionarnos con ellos.

VH_SC_4_Emile_Trenches

Podemos hablar del maravilloso apartado gráfico, lleno de personalidad, y que, aunque a priori no parece encajar con la temática del juego, enseguida vemos que resulta perfecto, e incluso capaz de reflejar la crudeza de la guerra sin caer en el morbo; podemos hablar de la fantástica banda sonora, que seguro nos emocionará cuando volvamos a escuchar alguno de sus pasajes, que nos traerá recuerdos de las partes más emotivas del juego; podemos hablar del hecho que, por medio de coleccionables y datos históricos, Valiant Hearts es, aparte de un juego, un recordatorio y un homenaje, una lección de historia; pero, todo se puede reducir en una frase. Seas el tipo de jugador que seas, este es un juego que DEBES experimentar. Obligatorio.

Últimas entradas de Jacobo Fernández (ver todo)
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas