Análisis: Flat Pack

No siempre las primeras impresiones son buenas ni son las que realmente cuentan. En ocasiones, necesitamos un segundo vistazo a lo que tenemos entre manos. Esto me ocurrió con Flat Pack, ya que a primera vista es un juego soso, oscuro y lioso. Sin embargo, cuando empiezas a jugar y ves lo que el juego ofrece, tu opinión cambia. Si has empezado a jugar, enhorabuena. Ya te has enganchado.

 

En un mundo oscuro  y dividido por niveles, deberemos enfrentarnos a todos los obstáculos y retos que nos ponen delante nuestra en Flat Pack. Maneja a tu adorable personajillo para llegar hasta el final de una sola pieza.

Al igual que Super Cat Bros, tan solo necesitamos un dedo para manejar absolutamente todo. Si arrastramos el dedo por la pantalla a la izquierda o derecha, nos desplazamos. Si apretamos la pantalla, saltamos. Si la apretamos varias veces seguidas, volaremos. Pero ten cuidado con los enemigos y los obstáculos. Además, el escenario se puede mover, por lo que puedes morir aplastado. También te puedes quemar, te puedes partir en dos, puedes terminar lleno de flechas… Desde luego, las muertes son variadas y con detalles –nunca olvidaré la primera vez que fui partida en dos–.

No lo dije, pero nos tenemos que mover por un plano cúbico en 2D, es decir, cuesta de imaginar sin verlo, pero nos movemos por las caras de un cubo –o de varios conectados–. Juega bastante con esto, ya que según en qué orden recorramos las caras, una misma “sala” entraremos boca arriba, boca abajo o incluso de lado. Esto nos permite llegar a distintas zonas, ya que hay una clase de barreras que nos permiten travesar solo hacia un lado de ellas y el otro queda bloqueado, por lo que tenemos que saber cómo entrar en cada zona y como evitar que enemigos y obstáculos no hagan daño, ya que morimos de un golpe. Nosotros hacemos daño con las orejas. Si nos tocan por el lado o por abajo, hemos muerto. Por supuesto, esto solo vale para los enemigos. Si nos toca una flecha, por ejemplo, sea por donde sea, estamos muertos igual. Y es importante saber manejar bien a nuestro personaje, ya que patina un poquitín, al estilo de Super Mario Bros en la versión de Nintendo Wii en adelante.

Como dije antes, gráficamente es bastante oscuro de ambientación. No parece un juego para todos los públicos (o la mayoría de la gente), pero simplemente ocurre esto por la selección de colores. Realmente, ya hay demasiados juegos con colores alegres y música feliz. Si miráis otros juegos de esta empresa, veréis que la ambientación es similar en algunos otros. Este no es el único.

La música no es nada del otro mundo, pero tiene ese toque que consigue que te sumerjas de lleno en el juego y sientas que tú eres el personaje. Quedas absorto igual que ocurre con El Test del Calamar.

En conclusión, este juego yo lo recomiendo. Va por fases y tiene sus jefes y todo. Es bastante completo y es gratis. A parte, los anuncios de este juego son publicidad sobre otros títulos de la empresa, por lo que podéis terminar conociendo otros juegos que también os pueden terminar gustando, incluso más que este. Eso ya depende de los gustos de la persona.

Flat Pack es un título perteneciente a Nitrome. Está disponible para Android e iOS. En el teléfono, tiene un peso de 76,05MB. A mí la partida me ocupa otro MB más. Ni es ligero ni es pesado. Mucho más nos ocupa Facebook y Whatsapp y ahí los tenemos instalados en el Smartphone.


 

Nombre: Flat Pack

Creador: Nitrome

Precio: Gratuíto

Descarga: logo-android

 

https://www.youtube.com/watch?v=rzwLLJfIc0w?rel=0

Laura Ginestar

Todos dicen que soy friki pero yo me considero más bien otaku. Me encanta Kingdom Hearts, el gore, el shoujo y Vocaloid. Pienso que la vida sin anime, libros de fantasía o videojuegos sería MUY aburrida. Gracias a que en casa tenía una NES y al anime que se televisaba he podido conocer este mundo en 2D. No tengo preferencias en consolas y, para mí, lo más importante en los juegos no es que tenga unos supergráficos sino una historia que te llegue al corazón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas